Centro Comercial Colombia
Facebook Centro Comercial Colombia
Inicio  >  Noticias  >  Melgar peluqueros
91 763 02 35

L - V    9:30 - 20:30
S    9:00 - 14:00

117

Facebook

Fecha de publicación 15-10-2018
Bye bye, largas. ¡Hello, midis!
Sí, hablamos de melenas

Si bien la melena larga siempre estará ahí, todo hace indicar que las medias melenas le toman el relevo en cuanto a tendencia. En multitud de largos, formas y acabados, hoy nos centramos en tres cortes en concreto, que a su vez, permiten diferentes posibilidades entre sí. ¡Empezamos!

 

El corte bob, un poquito de historia...

El corte bob se popularizó en la década de los años 20 del pasado siglo. Parece que su origen se remonta a la Primera Guerra Mundial, cuando las enfermeras optaron por prescindir de sus melenas por razones de higiene. La imagen de emancipación y autonomía de éstas debió calar hondo, porque en pocos años el bob se había convertido en sinónimo de mujer moderna dando origen a todo un estilo de vida: las flappers.

Éstas desdeñaban el uso del corsé, vestían faldas cortas, usaban maquillaje muy marcado, bebían, conducían coches… en definitiva un claro ejemplo de rebeldía hacia los estrictos usos sociales de la época. En la imagen, la actriz Louise Brooks en torno a 1929 (Fuente: wikipedia).

Pues bien, esta temporada el bob vuelve a rugir con fuerza; eso sí, con algunos cambios y en varias formas. El rasgo principal que define un corte bob es que es más corto en la nuca y más largo por delante. En base a esto, la longitud del cabello puede variar dando paso a los dos cortes de los que te vamos a hablar hoy: el bob chop y el long bob. 

 

Bob chop

El bob chop es un corte bob en forma de media melena (aproximadamente a la altura de la mandíbula) desfilada y con las puntas desiguales para darle un aspecto ligeramente despeinado.

Con raya a un lado, al centro o con flequillo, el bob chop es el corte ideal si buscas un efecto rejuvenecedor por movimiento y su aire desenfadado. Resulta especialmente favorecedor en rostros triangulares y ovalados. Si tu rostro es redondo, tranquila, basta dejar unos mechones más largos a los lados para estilizar tus rasgos.

El bob chop queda genial tanto con cabellos lisos, ondulados o rizados, aunque en el caso del primero su mantenimiento es ligeramente más laborioso.

 

Long bob

En este caso, hablamos de mayor longitud (aproximadamente hasta los hombros) por lo que resulta un corte tremendamente versátil. Igual que en el bob chop, la melena va en capas, desfilada y con las puntas desiguales.

Lo último es añadirle un efecto desgastado (sombré o balayage) con el que se consigue un aspecto más juvenil, actual y fresco. Este corte combina muy bien con la mayoría de rostros si se aplican pequeñas modificaciones como la altura de degrafilado o raya lateral, al centro o flequillo.

El long bob queda especialmente bien en cabellos ondulados y en las tonalidades medias (castaño y rubio medio). Debido a la versatilidad de su longitud y su acabado ligeramente despeinado, este corte resulta además muy cómodo de mantener.

 

Shag o Shaggy

¿Recuerdas el corte que Jennifer Aniston popularizó en los 90? Pues a eso añádele un flequillo recto y estarás a la última El corte shag nació en los años 70 y se caracteriza principalmente por utilizar muchas-muchas capas (ahora más finas y cortas) para darle el aspecto despeinado que justifica su nombre (“shaggy” significa “despeinado”/“desgreñado”).

Aunque en origen se aplicó a cabellos más largos, la tendencia hoy es en melenas midi muy desfiladas o directamente con flequillo largo. Este corte aporta un aire muy casual y sexy. Dado su aspecto desestructurado resulta muy cómodo de peinar (¿o deberíamos decir despeinar?).

Está especialmente recomendado para el pelo fino por el volumen que aporta. Sienta muy bien a cualquier forma de cara pero se desaconseja a aquellos cabellos más rizados puesto que en éstos el efecto capeado se desvanece. Un efecto desgastado queda perfecto en este corte ya que realza aún más el aire descuidado al tiempo que potencia la sensación de movimiento, volumen y brillo.

 


Y esto es todo. Ahora te toca decidir cuál de ellos prefieres... y ante la duda, no dejes de consultar tu caso a un profesional de confianza; él mejor que nadie sabe qué corte y acabado se pueden ajustar más a tus necesidades y tipo de pelo.


 

¡Muchas gracias por leer hasta aquí y muchos besos!

 

 

OTRAS NOTICIAS